lunes, 14 de febrero de 2011

Comunicado sección sindical Alcalá de Guadaira

La Sección Sindical de CC.OO. del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra, se posiciona en contra del acuerdo de la Reforma de las Pensiones


A la clase trabajadora:

Compañeros y compañeras, no nos cabe la menor duda que en estos momentos, los sindicatos son una pieza fundamental para defender los derechos de la clase trabajadora, desde esta sección sindical de CC.OO. del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra, deseamos mostrar la disconformidad con el acuerdo alcanzado con el gobierno sobre la reforma de las pensiones, aunque al mismo tiempo, queremos también trasladar del gravísimo peligro de responder al error con otro semejante que busca desde hace tiempo la derecha y el poder económico: demonizarlos y hacer caer sobre ellos toda la responsabilidad de lo que ha pasado, y no debemos olvidar que la derecha no la conforman solo aquellos partidos políticos que así se pronuncian, también lo son, aquellos que se pronuncian de izquierdas y se someten al poder económico y abanderan políticas neoliberales.
Por ello debemos reivindicar nuestra postura ante tal situación, que se nos escuche, que fraternalmente y sin batallas, abanderemos el cambio de postura asumido en esta negociación.
Somos conscientes, que para declarar una postura a favor o en contra de la reforma de las pensiones que ha sido redactado como el “pacto social y económico”, debemos de realizar lectura del mismo y sacar nuestras propias conclusiones, por ello te adjuntamos a este escrito el susodicho acuerdo.

Ante esta grave situación queremos transmitiros nuestra postura:

  1. Que mencionan la insostenibilidad del actual sistema de pensiones a largo plazo, que nadie ha podido demostrar rigurosamente como han expuesto en multitud de ocasiones los economistas críticos.
  2. Porque han actuado y aceptado a lo contrario de lo que decían en un principio.
  3. Que el principal responsable de lo que está ocurriendo es el partido socialista y sus militantes que no frenan la deriva neoliberal del gobierno ni su discurso falso, que presenta las medidas que están imponiendo la banca y las grandes empresas como si en realidad beneficiasen al conjunto de los ciudadanos.
  4. Que los sindicatos deben actuar como salvavidas de la clase trabajadora y no de partidos políticos.
  5. Los sindicatos no son los únicos culpables, cuando llaman a las movilizaciones y éstas son insuficientes, minoritarias o simplemente anecdóticas, no podemos hacer recaer luego la responsabilidad de los fracasos únicamente en los sindicatos, la autoculpabilidad también recae sobre la sociedad pasiva, sumisa y temerosa.
  6. Que debemos de ser nosotros (los ciudadanos) los que debemos movilizarnos para explicar a la gente lo que de verdad ocurre con la crisis y las pensiones.
  7. Que tenemos que afiliarnos a los sindicatos (al que más te guste) para poder influir de verdad en las decisiones que tomen las centrales sindicales.
  8. No podemos asumir el discurso antisindical de las derechas y combatirlo en cualquier sitio para evitar que su mentira termine por asumirse como algo cierto.
  9. Tenemos un gasto en pensiones 3 puntos inferior a la media de la UE y lo seguiremos teniendo al menos hasta el 2030, momento en el que aún estaremos un punto por debajo.
  10. La crisis económica que sufrimos no tiene nada que ver con las pensiones ni su futuro, sino con un sistema financiero descontrolado y depredador unido a la especulación inmobiliaria. En lugar de controlar estos excesos, esta reforma provocará un trasvase de ahorro hacia los fondos de pensiones privados, alimentando la misma lógica que ha causado la crisis y poniendo en severo riesgo ese mismo ahorro de los trabajadores.
  11. El que se haga la reforma con esta premura es, en palabras de la Ministra de Economía y del Presidente de Gobierno, para dar “confianza” a los especuladores financieros (los mercados), pero ello no quiere decir que estos dejen de especular. La cuestión es clara, se está actuando en beneficio, no de la ciudadanía, sino de los poderes financieros.
  12. La financiación de las pensiones, en caso hipotético de que pudiera tener déficit en el futuro, no tiene porqué ser siempre financiada con cuotas sobre los salarios, también puede hacerse con tributos progresivos sobre los beneficios o de los PGE.

En conclusión:
Toda la filosofía y el objetivo del Acuerdo inciden en el gasto, pero no existen medidas claras y computables sobre los ingresos, haciendo fuerza en la “contributividad” y la “sostenibilidad” del sistema en lugar de en la solidaridad.
Se acepta una falsa idea de equidad –dar prestaciones según lo aportado- que prepara el terreno ideológico para los sistemas de capitalización.
Los jóvenes y mujeres que se incorporan al mercado de trabajo en situaciones precarias, con bajas cotizaciones, empleo discontinuo o tiempo parcial, van a ser los mayores perdedores con esta reforma, condenándoles a pensiones de miseria.
El retraso de la edad de jubilación de 65 a 67 años y el aumento del cálculo hasta 25 años, supone, para la mayoría de los futuros jubilados y jubiladas, una reducción de su pensión. Para el gobierno y los sectores económicos más poderosos, el objetivo del acuerdo es producir un fuerte recorte en los derechos sociales y en las expectativas de pensión actuales y futuras de millones de personas trabajadoras, para favorecer el negocio de los planes y fondos privados de pensiones.
La reforma va a generar en el medio y largo plazo una importante segmentación en la sociedad española (el divide y vencerás), en la que las pensiones garantizadas por el sistema de Seguridad Social, a las que accede la población trabajadora en general, se aproximarán cada vez más a las no contributivas o asistenciales, lo que puede incentivar la no declaración de todas las rentas percibidas. Muy pocas personas podrán acceder a los niveles máximos de pensión del sistema y por ello, se está “invitando” a que, quien tenga niveles altos de renta y capacidad de ahorro, busque sistemas alternativos, evidentemente, sistemas de capitalización en el mercado financiero. Una lógica absolutamente perversa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada